Una conversa

Abuelitas modernas y enolladas que les pides fuego y te regalan el mechero. Comen un menú en la terraza del c3 bar, fuman ducados y hablan como cotorras bajo el sol. Me ha emocionado el detalle del mechero. Últimamente no abunda mucho esto de dar cosas gratuitamente. Así que una aprende a valorar detalles por tontos que parezcan.

No puedo evitar escuchar su conversación. Se lamentan, dicen, ya no son positivas. Solían ver el punto bueno dentro de la desgracia, pero ahora, lo ven negro. “Ya sé que suena mal, pero para que me entiendas ahora lo veo tan negro como una habitación llena de negros. Ni un punto bueno , ni uno blanco, ni un bri de llum” (…) Antes, en otros tiempos, cuando un banquero la cagaba, bien porque estafar o bien por cometer un error muy grave, se suicidaba. Ahora les indemnizan de por vida y les dan una palmadita en la espalda. (…) “Mira, ¿sabes que te digo? Que yo hoy mismo me doy de baja d movistar y me voy a orange. Que les mantenga su tia.

Y además todos los medios dicen que quieren cargarse la democracia y poner a Aznar como presidente de la republica.

Es pensen que la gent és tonta, i la gent no és tonta. No som tontos.

Y lo mejor, lo que me ha hecho decidir a escribir estas lineas y compartirlas con vosotros es cuando una de las dos ha culminado con un:

-Mira, saps que et dic? Que jo, si les coses es posen molt fotudes, una pastilleta i a volar , maricons!!

La felicitat es pot aprendre

ENTREVISTA A SEBASTIÀ SERRANO

Sebastià Serrano és catedràtic de lingüística general a la Universitat de Barcelona. Ha publicat diversos estudis sobre semiòtica, poètica, lingüística, filosofia, teoria de la ciència i teoria de la comunicació. Col·labora en diversos mitjans de comunicació i també és autor de llibres entre els quals destaquen El regal de la comunicació, L’instint de la seducció, Els secrets de la felicitat i La festa dels sentits.

Autor: Laia Pineda

Què és per a vostè la felicitat?
És un estat de la ment que s’ha produït per unes circumstàncies concretes i que està relacionat amb la irrigació al cervell d’unes substàncies químiques determinades. La felicitat depèn d’una substància anomenada dopamina que es produeix a la part frontal del cervell. Sabem que hi ha maneres de disparar la producció de dopamina, per exemple, estant amb una persona que ens agrada, fent un bon àpat, si veiem una bona pel·lícula o un partit de futbol, o si practiquem activitat física, en definitiva, amb petits grans plaers.

Felicitat és igual a benestar?
La felicitat és un estat de benestar de la ment, és un benestar especial, puntual i es produeix en una situació de clímax. La felicitat es caracteritza pel plaer, que és un premi que la naturalesa ens ha donat per invertir en les situacions que són més favorables en la supervivència. Per exemple, un bon àpat produeix plaer, una bona relació amb una persona, fer l’amor…

Per ser més feliços hem d’aprendre a gestionar la por i la insatisfacció?
Sí, és fonamental controlar la por. La por també és un premi perquè aquells que tenen por sobreviuen. Tot i això, és bona si és puntual, però no si és durativa.

Les persones som més felices ara o abans?
Venim d’un món molt poc preocupat per la felicitat, on se’ns feia pensar que la vida era un mar de llàgrimes i que la felicitat era a l’altre món. Abans la felicitat no era l’objectiu, però en el món modern ho comença a ser. Ha canviat molt la societat d’ara respecte a la d’abans, hi ha més situacions d’insatisfacció i una sensació general d’infelicitat, però cada vegada tenim més instruments per combatre-la. Ara ens preocupa més la felicitat, comencem a saber des d’un punt de vista de la ment com funciona i hem d’aprendre a gestionar-la amb els mitjans que coneixem.

La felicitat es pot aprendre?
Jo sempre dic que la infelicitat es pot controlar i la felicitat es pot aprendre, per exemple, cuidant les relacions. Perquè una persona sigui feliç ha de tenir un cert nivell d’autoestima, que serà més o menys alt si no té por, per això s’ha de treure les pors de sobre, sobretot les pors amb relació al comportament d’altres persones. A través de l’educació emocional s’hauria d’ensenyar a reconèixer les emocions i l’estat mental dels altres, és a dir, creixement de l’empatia, perquè les persones més empàtiques són més felices. Cal invertir en la bondat de les interaccions. Per ser feliç també cal tenir en compte l’activitat física i invertir en solidaritat i altruisme.

Aquestes coses són les que recomanaria a una persona trista o depressiva?
Ho recomanaria a tothom. Estem acostumats a fer el manteniment de cotxes, però en canvi no fem el manteniment de les persones, el nostre propi manteniment. En una situació de desequilibri emocional hi podem caure en qualsevol moment i gairebé tothom. Ara no coneixem encara la nostra empremta genètica, però sabem que hi ha algunes persones que per ADN tindran moltes menys probabilitats de viure moments d’infelicitat.

Per tant, per ser feliç cal cuidar-se…
Sí, hem d’aprendre i desenvolupar tasques de felicitat i al mateix temps hem de controlar els moment d’infelicitat, que també hi són. La felicitat no és constant, sinó ja no tindria sentit perquè tothom seria feliç i no se sabria quan s’és feliç. S’ha d’intentar que els moments d’infelicitat siguin mínims i maximitzar els moments de benestar emocional, que ja sabem com es poden produir.

Així doncs, quins són els secrets per ser feliç?
Si tens l’autoestima bé, si tens un cert grau d’empatia, si et poses en la ment de l’altre amb facilitat, si al mateix temps et preocupes per mantenir un bon feedback, si practiques activitat física i participes en actes de voluntariat i no et preocupes per les grans coses sinó pels petits detalls seràs molt més feliç.

 

 
Dimarts, Novembre 8, 2011
Entrevista a Sebastià Serrano, lingüista i comunicòleg
 

Django unchained (desencadenado)

Finalmente llegó. Hace meses que esperábamos el nuevo spaguetti western de Tarantino. 165 minutos de tensión, expectación, drama, comedia, sangre, risas, y como no, musicón. Altamente recomendable, os espera una lección de como hacer cine diferente, entretenido y didáctico a la vez. Cuerpazo de Jamie Foxx aparte, la relación que se va creando entre él y el grande Christoph Waltz es de guión envidiable. Así, brevemente, me recuerda que aunque pocas, existen buenas personas que se dejan conmover por la buena intención de otras. Y a la vez te hace pensar y sentir lo poco humano que puede llegar a ser un humano. La esclavitud, tal y como la representa, estaba ocurriendo hace tan solo doscientos años. Y cuando me pongo a leer un poco más sobre esto veo que la actual Constitución del 1999 establece en el Artículo 54: “Ninguna persona podrá ser sometida a esclavitud o servidumbre”. Desgraciadamente, si lees un poco más abajo:

 

A pesar de la entrada en vigor de la Convención sobre la Esclavitud y de estar ‘oficialmente prohibida’ en casi todos los países, la esclavitud sigue existiendo en gran escala, tanto en sus formas tradicionales como en forma de ‘nueva esclavitud’. Según un estudio publicado en el año 2000 podría haber unos 27 millones de esclavos en todo el mundo.95En el estudio publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2012 se estima en cerca de 20,9 millones, esto es, 3 de cada 1000 personas en el mundo son víctimas de trabajo forzado.96 Uno de los países que mantienen la esclavitud y la protegen es Mauritania, contra cuyo gobierno se han alzado varias voces en 2005.97

Así mismo en muchos lugares del mundo siguen existiendo zonas donde hay gran cantidad de personas viviendo en un régimen de esclavitud similar a los de la antigüedad. Sobre todo en zonas donde las administraciones prácticamente no existen, no llegan fácilmente o no se oponen y luchan contra ella debido a la corrupción de los funcionarios que deben controlarla, como en la Selva Amazónica por ejemplo.

Según el Departamento de Estado de EUA, en la actualidad existen entre 90.000 y 300.000 personas esclavas en Sudán. Estos esclavos, hoy por hoy, son comprados y vendidos en unos modernos mercados de esclavos. En 1989, una mujer o un niño de la tribu Dinka costaba unos 90 dólares. Varios meses después, el precio cayó hasta los 15 dólares, ya que la oferta era muy superior. Se les obliga a cambiar su religión y a convertirse al Islam, se les cambian sus nombres por otros nombres árabes y son forzados a hablar una lengua que no conocen.98 La organización humanitaria Christian Solidarity International lleva, desde 1995, comprando esclavos para liberarlos, pagando 50 dólares por cada uno.

 

Fuente Wikipedia (como no)

 

Y eso, ver una buena peli con una buena banda sonora que te haga sentir pensar e indagar un poco, a veces no pido más. Y lo mejor de todo es poder recomendarla y compartirla con la gente que quieres. Petons de diumenge a tots…

Lo que quiero ahora

La Vanguardia, 19/01/12

Por Ángeles Caso

Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.

Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.

Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.

__________________________________________________________________________________

La Biblioteca del MACBA, 10/01/13

Por Norma Fàbregas

Pues quería empezar el año retomando el blog, aprovechando que empiezo la escritura de mi tesis, pero no tenia muy claro cómo. Hasta que al recibir un mail con este artículo, lo he leído y automáticamente he abierto pestaña nueva (cmd + T) y he copiado (cmd + C) y pegado (cmd + V) el texto entero. Y pensareis… ¡qué morro ésta! lleva semanas sin escribir y ahora en un minuto lo soluciona copiando unas frases. Pues sí.

Comparto una y cada una de sus palabras. Hacia mucho tiempo que no me emocionaba de esta manera leyendo unas líneas. Y he querido que sintierais lo mismo que yo, y más después de tanto tiempo sin leerme. Si consiguiéramos pensar así y verlo así en nuestro día a día, de repente tendría un sentido todo. No es bonito aunque sea considerarlo? Vamos a intentarlo..